Capítulo 13 de la Ley
de Bancarrota

La bancarrota del Capítulo 13, también conocida como la bancarrota de los “asalariados”, se enfoca en reorganizar tus finanzas, en lugar de liberar una deuda. Cuando te declaras en bancarrota según el Capítulo 13, tu objetivo será pagar parte de lo que debes durante cierto período de tiempo, luego se cancelará el resto de su deuda. En la mayoría de los casos, los deudores terminan pagando solo centavos de dólar por deudas generadas como las de tarjetas de crédito.

La bancarrota de acuerdo al Capítulo 13 es una buena opción para individuos y negocios que desean pagar una cantidad razonable con el fin de resolver sus deudas sin la necesidad de liquidar sus activos. Esta es una opción común para las personas que se enfrentan a los cobradores constantes, ya que una vez presentada la solicitud, ya no podrán acosarte ni intentar cobrar la deuda.

¿Cómo Funciona la Bancarrota
de Acuerdo al Capítulo 13?

Cuando te declaras en bancarrota de acuerdo a este capítulo, trabajarás con un Fiduciario de Bancarrota para reorganizar tus finanzas. Juntos, tú y el Fiduciario, trabajarán con los acreedores para establecer planes de pago. Estos planes son generalmente de entre 3 a 5 años y están diseñados para ayudarte a pagar tus deudas mediante pagos mensuales manejables y accesibles.

Para logar que tu plan de pagos sea accesible, tu Fiduciario deberá considerar factores como:

  • Pagos de Hipoteca
  • Préstamos Automovilísticos
  • Manutención o Pensión Alimenticia
  • Deudas Fiscales

 

Con el Capítulo 13 de bancarrota, puedes resolver deudas aseguradas y no aseguradas. Las deudas aseguradas son conceptos como una hipoteca o un préstamo para automóvil. Las deudas no aseguradas son conceptos como facturas médicas o tarjetas de crédito. Si hay un saldo de deudas no aseguradas, una vez que termines con el plan de pago, ese saldo será cancelará. Para deudas aseguradas, tienes la opción de continuar haciendo pagos o entregar la propiedad. Algunos deudores también pueden consolidar sus préstamos estudiantiles.

Dicho esto, no tienes que ceder ninguna propiedad para terminar con el proceso de bancarrota del Capítulo 13. Puedes optar por entregar una propiedad sobre la que ya no deseas realizar pagos, pero estas propiedades no quedarán liquidadas.

Ponte en Contacto con un Abogado Especializado
en el Capítulo 13 de la Ley de Bancarrota

Si te estás enfrentando a cobros constantes o a una montaña de deudas que estás batallando por pagar, la bancarrota de acuerdo al Capítulo 13 puede ser una opción viable para resolver tus deudas. Obtén más información sobre el Capítulo 13 y si este es la mejor opción para ti, poniéndote en contacto con el Bufete Jurídico de Erika Luna. Permite que nuestro abogado especializado en este tema te ayude.